Se respira aproximadamente 1 vez cada 3 segundos.

Imagínate que tienes que acordarte de respirar y si no lo haces te ahogas.
Eso es lo mismo que nos pasa a nosotros, los diabéticos, tenemos que estar siempre pendientes de nuestra azúcar.

La diabetes es la enfermedad que a más personas afecta en todo el mundo. Una diabetes mal controlada es lo peor que le puede pasar a un diabético después de la muerte. Lo más difícil de la diabetes es controlarla, por mucho que lo intentes, la diabetes nunca está controlada del todo. Esto se debe a que la insulina no es 100% eficaz.

La fuerza de voluntad que hace un diabético por llevar una vida lo más normal posible en increíble. Un diabético nunca puede perder la esperanza y siempre tiene que estar cuidando lo que come. Nos sentimos  indefensos, como si no tuviéramos libertad. El hecho de depender de algo es duro de asumir.

El no poder ir con los amigos a cenar porque no puedes comer de todo es agotador. Yo siempre lo digo:

Es mejor un gramo de prevención es mejor que una tonelada de sufrimiento

Desgraciadamente, no es mi caso; en estos momentos no estoy muy bien controlado, llevo ya unos 4 años y la verdad es que cansa estar continuamente pinchándote para poder vivir. Pero lo que más me desanima es pensar que lo voy a sufrir para toda la vida.

Por suerte están desarrollando medicinas y trasplantes que parecen surgir efecto.

Esa es nuestra única motivación para poder seguir.

Imagínate que tienes que acordarte de respirar.